Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

sábado, 28 de noviembre de 2009

Dominar el mundo es fácil, si sabes cómo

-Introducción.

Soy una súper villana. De hecho, era una súper villana, soy una ex súper villana. No soy como uno de esos antagonistas de los superhéroes, como el Doctor Octopus, Venom o el Joker. Hay dos cosas que nos diferencian, la primera es que yo soy más inteligente, aunque ya volveremos después sobre ese tema, y la segunda es que yo no llevo uno de esos estúpidos y ridículos disfraces de malo malísimo.
Bien, una vez presentada, me gustaría recalcar un pequeño detalle, en este libro de auto ayuda daré útiles consejos para que cualquier lector interesado pueda, fácilmente, dominar el mundo, y sé que muchos, o todos, se preguntarán que, si sé cómo dominarlo, ¿por qué no lo he hecho?, pues bien, fracasé, fracasé estrepitosamente. ¿Por qué? El motivo es bien sencillo, caí en un hechizo, uno al que nadie puede escapar...no, jóvenes mentes calenturientas, no me refiero al amor, una vieja bruja me echó el mal de ojo, vamos, que me clavó una aguja en pleno ojo, y veo menos que un ciego en la oscuridad, y claro, así no hay quien domine el mundo. Por tanto, me he decidido a escribir este libro, con el fin de que alguien pueda terminar lo que yo empecé.

-Capítulo 1: Nombre e identidad secreta.

Todo villano cree que necesita tener una identidad secreta y un nombre ridículo, así como un disfraz. Tonterías.
Si envías a otros en tu lugar para que creen disturbios, la gente no sabrá que tú estás detrás de ello, y por tanto, permanecerás en el anonimato, no necesitas una identidad secreta, ni tampoco un disfraz, que, por cierto, si vas por la calle con un disfraz de villano, pasarás de todo menos desapercibido.
Luego está el nombre, todos los villanos creen que necesitan un nombre, como si no tuviesen uno ya. Si vas a enviar a otros por ti, a ellos diles tu nombre de pila, y ya está, si por ejemplo, te llamas Paco, y la policía coge a uno de tus subordinados, y tu fiel subordinado le dice a la policía que su jefe es Paco, ¿tú crees que te buscarán entre todos los Pacos del mundo? Hombre, eso sí, procura que tus padres no te pongan un nombre demasiado vistoso, como Petronila, Lechugo u Orlandito. Luego, cuando ya has conseguido dominar al mundo, puedes mostrar tu cara y tu nombre, ya que eres el amo del mundo, nadie irá a tu casa a detenerte, quizá a pedirte un autógrafo.
Si a pesar de mis indicaciones, te va el rollo cómic, o simplemente eres idiota y quieres realizar tus operaciones tú solito, sí, necesitarás una identidad secreta y un disfraz, aunque el nombre sigue sin hacer falta que te lo cambies, 'Paco, el malvado', queda perfecto. Bien, en cuanto al disfraz, no le pidas a tu madre que te lo confeccione, ella no estará de acuerdo en que seas un villano, o simplemente te hará un traje de mariposa rosa, y no, las mariposas rosas no dan miedo. Lo mejor es que tomes un par de clases de coser y te lo hagas tú, como Spiderman; si le pides a alguien que te lo haga, corres el riesgo de que adivine tus intenciones, o pueda identificarte frente a la policía.
A la hora de hacer tu disfraz, ten presente que no debe ser demasiado llamativo, procura no utilizar colores fuertes o fluorescentes, por dos sencillas razones, si quieres pasar desapercibido en la noche, no te vendrá bien ir tan...cegador, lo que nos lleva a la segunda razón, si alguien mira tu traje fijamente, puedes dejarlo ciego, lo cual es un buen arma, pero corres el riesgo de mirarlo tú, y quedarte ciego, y ahí ya no es tan divertido, ¿verdad?
Otro punto que debes tener en cuenta a la hora de hacer el disfraz, es que debe ser cómodo, procura no llevar mallas, que además es muy típico, ni ponerle lazos, tirantes o capa, si intentas escapar, pueden agarrarte la capa, y ahí sí que ya no hay escapatoria.

No hay comentarios: