Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

viernes, 18 de diciembre de 2009

-Capítulo 3: Lugar donde establecer tu reinado del terror

Bien, una vez que ya sabes qué villano vas a ser, lo que necesitas es tener un lugar donde empezar, que te respeten ahí, y luego ir expandiéndote por el resto del mundo. No puedes intentar dominarlo entero desde el principio, así que, por muy guay que te creas, no lo intentes.
Ahora debemos volver al principio, a mi introducción. Supongo, y espero, que recordarás que dije, escribí, que había dos sencillas razones por las cuales soy mejor, mucho mejor, que los demás villanos. Bien, una ya está aclarada, yo no tengo un nombre estúpido. La otra, en la que quiero centrarme ahora, es que yo soy más inteligente. Prometí explicar esto, y lo haré.
Veamos, ¿por qué todos los villanos fracasan?, ¿porque son malos?, ¿tontos?, ¿feos?¡No, querido amigo! Es más sencillo que todo eso. De todos los lugares de la tierra donde podrían ser unos malvados tiranos, siempre, siempre, siempre, se decantan por los sitios donde hay un superhéroe. Parece ser que a nadie, salvo a mí, se le ha ocurrido pensar que quizá, quizá, tendrían más éxito sin un tío intentando desbaratar sus malvados planes todo el tiempo.
Se me ha ocurrido que quizá este fenómeno de la naturaleza se deba a que el superhéroe aparece porque hay un villano, y no es que el villano aparezca donde hay un superhéroe, pero es bastante improbable, porque, a ver, por ejemplo, Spiderman, Spiderman vivía en Nueva York, ¿verdad? bien, justo cuando él se convierte en superhéroe ¡oh, milagro! Aparece el Duende Verde. Después, cuando éste muere, el Doctor Octopus, y así sucesivamente. No puede ser que estuviese antes el villano. Si tienes el problema de que el superhéroe aparece donde tú estás, vete, y rápido, rá-pi-do. No vayas de súper villano, porque perderás, los villanos siempre pierden en una confrontación abierta, así que escapa, da igual que te tomen por cobarde, eres un villano, pronto los tendrás sometidos.
Una vez aclarado este punto, debes elegir el lugar. Seleccionarlo no es realmente complicado. Es verdad que hay muchos sitios en el mundo, pero a ver, procura que sea un sitio conocido, y no, no me refiero a la discoteca de tu pueblo. Debe ser un lugar grande, pero no elijas Nueva York, está plagado de héroes. Empieza por la capital de algún país, pero que sea uno digamos...apreciado por sus habitantes. Por ejemplo, España no, no sirve para nada, e incluso hay posibilidades de que intentasen matarte a base de reggaeton, o como demonios se escriba, y eso sí sería mortal, además, ¿a quién le importa España? Londres sería un buen lugar, pero claro, corres el riesgo de que los zombies se te adelanten, todas sus invasiones a lo largo de la historia han empezado ahí y se reproducen como conejos, por tanto, te resultaría difícil acabar con ellos, de esos sí que se pueden encargar las autoridades. Podrías empezar por alguna parte de Alemania, pero todos sabemos cómo son los alemanes, además, allí ya lo pasan bastante mal con Tokio Hotel. Lo mejor es que comiences por un país donde la gente sea felizmente estúpida, Canadá es perfecto, por ejemplo. Pero ten cuidado, quizá te confundan con un reno y te peguen un tiro.
Bien, ahora que ya conoces estos tres puntos clave (o sea se, los tres primeros capítulos), llévalos a cabo, y cuando lo tengas todo controlado, vuelve aquí y retoma la lectura del libro, te espero. Tick, tack.

No hay comentarios: