Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

domingo, 9 de mayo de 2010

Scobie

Lawrence Durrell

-Antes de que se vaya tengo que confesarle algo, amigo. ¿De acuerdo?
-De acuerdo.
Me senté en la incómoda silla y asentí con la cabeza.
-De acuerdo -repitió con énfasis, e hizo una profunda inspiración-. Ahí va, a veces, cuando hay luna llena, me siento poseído. Sufro una influencia.
Como entrada en materia la fórmula era bastante desconcertante, pues el viejo parecía muy perturbado por su propia revelación. Durante un momento tragó saliva, y luego prosiguió con una vocecita humilde, desprovista de su habitual fanfarronería.
-No sé qué me pasa.
Yo no comprendía una palabra de la historia que me estaba contando.
-¿Quiere decir que tiene accesos de sonambulismo o algo por estilo?
Meneó la cabeza y tragó saliva de nuevo.
-¿Quiere decir que se convierte en el hombre-lobo, Scobie?
Una vez más, sacudió la cabeza como un niño a punto de echarse a llorar.
-Me pongo trapos de mujer y mi Dolly Varden -dijo, y me miró de frente, con expresión patética.
-¿Su qué?
[...]
-¡Por el amor de Dios! -exclamé al fin-. Usted no se paseará así, ¿verdad, Scobie?
-Sólo -me contestó, volviendo a sentarse tristemente en la cama y recayendo en una melancolía que daba a su pequeña cara una expresión aún más divertida (todavía llevaba puesto el Dolly Varden)- sólo cuando la Influencia se apodera de mí. Cuando no soy del todo responsable.
[...]
-Sólo lo hago a veces, cuando está la Flota -luego prosiguió con cierto fariseísmo-: Claro que si hubiera algún inconveniente, yo siempre podría decir que estaba disfrazado. Soy un policía, no lo olvide. Después de todo, Lawrence de Arabia se ponía un camisón, ¿verdad?
Meneé la cabeza.
-Pero no un Dolly Varden -dije-. Admita usted, Scobie, que es bastante original... -y no pude contener la risa.
Scobie me miraba reír, sentado en la cama, con aquel sombrero inverosímil.

2 comentarios:

Nadie dijo...

¿Cuándo te convertiste en Almodóvar?

Sir Thomas Malory dijo...

fue Durrell, puedo jurarlo xD