Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

lunes, 26 de julio de 2010

Episodios inquietantes: Una cena en es Baluard, una noche con pedantes

Comienzo a escribir esta columna sin borrador porque me han regalado una estilográfica y soy incapaz de usarla sin llenarme las manos de sangre de pitufo. Suena Comic Strip, de Gainsbourg, con esas desagradables onomatopeyas de viñeta cantadas por la desagradable voz de Brigitte Bardot. La siguiente en la lista es Nazi Rock.
En fin, era lógico.

La cuestión es que me estoy aficionando a, cada mes, asistir a las inauguraciones de las exposiciones en Es Baluard. Eso está bien, así me culturizo. Quiero decir, aprendo a discriminar la cultura real de la cultura para el vulgo, igualmente inaccesible pero mucho más in. Aquí pecaría de soberbio si no dijese que también es inaccesible para mí: lo admito, un montón de palabras en latín escritas con lucecitas de neón no me dicen nada.
Y eso que eran fáciles de traducir.
En cualquier caso, el infierno acabó pronto. Alguna sincera y poco sensible voz calificó la obra de "completa mierda" en algún lugar a mis espaldas. Nadie se lo recriminó. Al salir fuera, el aire fresco del crepúsculo me agitó el cabello y me lo quitó de los ojos: había gente bebiendo alcohol por todas partes. Y según parecía, buen vino.
Entonces pedí zumo y aguardé a que saliesen los canapés.
Cuando estos salieron, estuve dando vueltas cual gacela por el recinto, buscando el picadillo de marisco, los rollitos de carbonara, el cerdo con piña y demás lindeces gastronómicas en abundantes cantidades y de sabores exóticos que hacen que me dé cuenta de algo: en Es Baluard, los únicos artistas son los del cátering.

2 comentarios:

Blue dijo...

Ah, es que alguno de nosotros estaba allí por alguna otra razón que no fuera comer? xD
El kiwii con sirope de chocolate no era una combinación muy acertada, pero en fin, ahora ya sé donde ir cuando quiera cenar gratis

Nadie dijo...

Voy a por tuppers