Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

domingo, 4 de julio de 2010

La Columna del Odio de la Niña Cabrera

(o Cómo descubrí que el odio es una parte intrínseca de la comunidad internáutica)

Publicada con el desaforado título de 'Enviada especial a Villazorra' en un blog de la red de cuyo nombre no pretendo acordarme.

(Si es usted serio, probablemente no debería leer estas palabras... No, si es serbio tampoco)


Sí, estoy cabreada.
Odio a una mujer –por tildarla de ser humano, como bien pudiera ser un ñarro...
Y ella me odia a mí.
Me odia porque soy más guapa -lo que es obvio sólo porque ella es fea, por muchas tetas que tenga(que además son grandes pero horrendas)- y porque es una borde antisocial a la que nadie quiere y morirá sola -cosa que no es mi caso, porque no soy tan jodidamente capulla como ella...
La gente mola.
Todo eso probablemente influya en que él esté conmigo y no con ella, así que no me da la gana que me atribuya a mí la culpa de ser ella un aborto.
Me da tanto asco...
Es como tomar una medicina: sabes que es asquerosa, pero es buena para ti.
En este caso simplemente era asquerosa.
Así que es normal que no quiera tomarla durante un tiempo.
Y luego, de repente, un día se me ocurre saludarla. ¿Qué hay de malo en saludar sin segundas intenciones, simplemente para intentar ser amable?
Así es como me tira toda su mierda a la cara.
¿Motivos?
¡Ah, claro! Que yo no le hecho nada, y he sido la persona mas tolerante y comprensiva que podría haber encontrado, la he soportado un año y otro año, día tras día, ¡hora tras hora! A ella y a su subnormalidad psicópata, a su pinta de pordiosera guarrona y a su estridente voz de puta serbia barata, e incluso me sentí mal porque el chico me escogiera a mi por motivos tan evidentes -evidentes en cuanto a repulsión que ella provoca- y siempre he intentado no pelearme, y me he tragado sus insultos y sus malas caras. ¡ASI QUE NO SE EXTRAÑE SI PASO LARGAS TEMPORADAS SIN QUERER OLER SU APESTOSO CULO Y LUEGO ME APETECE PREGUNTARLE QUE TAL LE VA!
¡SERA QUE LE VA COMO A LA MIERDA, PORQUE ELLA SE LO BUSCA, Y LE DA RABIA QUE LE RESTRIEGUE MI FELICIDAD POR TODA SU JETA!

Después de todo, solo puedo sentir pena por semejante engendro.
Una pena nauseabunda.

La he eliminado de mi MSN.
Y de mi Facebook.
No quiero que se me insinúe su presencia de mierda.

Que se pudra en el infierno.

Pd. Que conste que casi he llorado por su culpa.

2 comentarios:

Nadie dijo...

Insisto, la libertad de expresión está sobrevalorada.

Sir Thomas Malory dijo...

Estoy de acuerdo xD