Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

lunes, 23 de agosto de 2010

Agora non

Si viviera to padre
Que yera tan buenu
Collarinos de plata
Punxérate al cuellu.

La historia de esta nana, titulada Agora non (Ahora no, para los menos intuitivos) es graciosamente interesante.
Según parece, las mujeres asturianas tenían una particular facilidad en poner los cuernos a sus esposos, y un singular entendimiento para evitar que éstos las pillasen. A colación de esto que, si bien quedaban las noches en las que el marido acostumbraba a no estar en casa, si éste llegaba antes de tiempo, y para evitar desaguisaos, ellas acostaban al niño cantando bastante alto: Agora non, Agora non, mio neñu, agora non.

1 comentario:

Nadie dijo...

A mi lo de agora non me suena a monjas peludas, que quieres que te diga.