Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

miércoles, 18 de agosto de 2010

Paradoja del librero y Andersen

Una paradoja (in)útil.

Johann M. era estudiante de filosofía. Digo "era" porque ha llegado a ese momento en la vida de todo hombre en el que debes dejar de gastarte los codos y comenzar a gastarte la cara. Un buen día en el que iba subiendo por la calle de los Olmos se encontró, a la derecha, una tienda de libros de segunda mano.
-Oh, una tienda de libros de segunda mano -dice en voz alta antes de que el genio malvado le haga dudar.
En ella se halla un librito de Andersen. "Un libro de imágenes sin imágenes", reza el subtítulo -del título no se acuerda. Le hace gracia la idea de literatura pictórica, aunque al tomar el libro lo ve lleno de ilustraciones. En fin.
El librero, por encima del hombro, le pregunta si desea algo. "El precio", dice Johann. "En la primera página".
Nueve euros.
-Perdone, pero me parece una estafa -total, no pensaba volver a ese sitio-. Es un libro cortísimo. Además, por seis euros más me compro una edición de Canino con un libretín explicatorio de dieciséis páginas.
-Oh, fui a verla el otro día. El final es muy interesante -amenaza el librero-. Tanto, que cuando lo conoces, la película deja de tener gracia.
-Oh, ¿como el Sexto Sentido o algo así?
Silencio.
-Si no me compra el libro, le destripo el final de Canino.
Johann sólo tiene veinte euros.

No hay comentarios: