Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

sábado, 28 de agosto de 2010

Pesadilla en Abbey Road: LaFontaine (Revisado)

Un buen y cálido día de primavera, la cigarra fue a visitar a su amiga la hormiga, para despedirse antes de partir de viaje a Londres.
-¿Necesitas algo? ¿Una nueva bufanda, algún vinilo que no puedas encontrar aquí?
-No, gracias. No te preocupes, estoy demasido ocupada -respondía cortesmente la hormiga, mientras para sus adentros ya se regodeaba en el sufrimiento que esperaba a la cigarra en el crudo invierno.
Antes que el invierno, pero, llegó el verano, y la feliz cigarra volvió a visitar a su amiga la hormiga.
-Me voy a Amsterdam, ¿quieres que te traiga algo? ¿Un navío de la VOC, un par de porros...?
-No, no te preocupes. Estoy muy ocupada para todo eso -mientras por dentro pensaba "Sí, ahora te ríes, pero en invierno seré yo la que disfrutará de verte sufrir por tu mala planificación."
Y el otoño adelantó otra vez al invierno, como de costumbre. La cigarra, ya un poco más abrigada, fue a casa de la hormiga.
-Voy a pasar unos días en Roma, a ver monumentos y todo eso. ¿Necesitas algo de por ahí?
-No, gracias. Tengo más que suficiente, estoy bien -dijo, esperando ansiosa su venganza en la próxim estación.
Y entonces llegó el invierno, y con él todo el temporal asociado. La cigarra, caminando taciturna y en bufanda, se acercó lentamente a la puerta de la hormiga, y llamó.
-Vaya, vaya, señorita Cigarra. ¿Necesita algo?
-No, era para despedirme. Me voy a París, a pasar el invierno en la buhardilla de un amigo, como en los buenos viejos tiempos. ¿Necesitas algo?
-A... París, ¿eh? Pues mira... si... ves a LaFontaine vas y le dices que es un hijo de puta.

1 comentario:

Nadie dijo...

No me piques no me piques a pervertir cosas xD