Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

lunes, 15 de noviembre de 2010

Qué coño voy a echar yo de menos

Si te echo de menos escribo sobre ti y entonces me siento más cerca. Escribo tu nombre, te describo, quizá cuento algún sueño o algo que nunca pasó; porque hemos vivido poco y no hay apenas nada que decir. Cuento que salimos a pasear, hablo de situaciones irreales, ficticias; me las creo y luego quizá las sueño o las escribo o no hay diferencia entre las dos cosas. Cuento que sueño contigo y es cierto pero lo escribo y entonces adquiere un aire de surrealismo y olvido si lo soñé o lo estoy inventando al momento. A veces simplemente cierro los ojos y no te veo y me pregunto si es posible que estés existiendo más allá de mi vista; me pregunto si alguna vez, antes de conocernos, exististe. Me pregunto si algún pasado existió alguna vez, me pregunto si a ti te ocurrirá lo mismo, me pregunto si pienso todo esto porque te echo de menos.
Pararía de preguntar ahora mismo si estuvieras, pero no, no estás, por lo menos aquí. Posiblemente estarás en algún otro lugar, aprovechando el tiempo, tan poco pragmática como yo y a la vez cien veces más concienciada de la necesidad de no dejar pasar la vida. Sin ser estratega ni princesa me calculas y te dosificas y cometes excesos controlados; te divides en dos y luchas contra ti misma, te multiplicas por ti misma y el cuadrado no te puede. Ser tan tú implica ser a veces muy poco tu misma. Y qué si lo pienso porque te echo de menos.
Escribo sobre ti porque entonces me siento más cerca pero también tengo tu música y tú recuerdo, pero no sé por qué no me parecen tan tuyos como cuando estoy escribiendo sobre ti: quizá si creo que dialogo contigo y me imagino tus respuestas tu presencia no se hace evidente, lo único evidente es que nadie me responde, pero yo lo imagino y en cierto modo apareces y sigo sin tu compañía pero quizá no estoy tan solo.
Te digo hola y recuerdo las tonterías que digo; me agarro a tus regalos y a todas las frases que me dejaste a medio vestir, perfectas para que yo les ponga la ropa que a veces me permitías elegir. Las evoco y me siento reconfortado, dispuesto a una palabra más, a un aliento y a un rostro pensativo también; dispuesto a esperar porque no sé dónde estás y yo te echo de menos.
No eres libre, nadie lo es, y sin embargo si existiera un medidor de libertades, una escala de valores, tú serías la de más arriba. Tan, tan, tan libre que estás atada por completo a ella; tan independiente y autónoma que no podrías vivir encarcelada. Tan simple que te vuelves complicada. Tan paradójica y qué tan poco me importa que seas paradójica cuando simplemente la echo de menos.
Y cómo no me va a venir a la mente cuando me usabas del alfombra, poniéndome los pies encima de las piernas y estirándote; tú preocupada por tonterías, yo concentrado en ti y ahora hace dos días que no te veo y joder cómo la echo de menos.
Y las palabras se acaban pero no la sensación y sin darme cuenta he estado cerca de ti durante un rato sin que lo estuviera físicamente. Y ya se terminan las palabras y todavía las alargo un poquito más, porque cuando termine voy a echarte un poco más de menos.
Agotadas, agotadas del todo, ficticias, irreales, surrealistas; ahora ya vanas. Te echo de menos y ya ni siquiera echo de menos echarte de menos.
Al final, después de todo, te echo de menos y te escribo y te veo y me meto en una espiral de escritos, sensaciones, tú y mucho, mucho, mucho echarte de menos.

No hay comentarios: