Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

lunes, 27 de diciembre de 2010

El titiritero

Le llamaban el titiritero a sus espaldas, no porque fuese hábil manipulando a sus amigos, sino porque siempre que había público, sacaba su extraña colección de personajes a bailar estrambóticamente al escenario improvisado en el que se convertía su cara.

Era gracioso que lo que le daba nombre fuesen sus falsas identidades. Ridículo, heroico o seductor, siempre parecía una parodia de si mismo. Una vez, entre risas, descubrió su mote y él no pudo sino seguir sonriendo con la mirada perdida. Hizo mella en su ánimo con la crueldad de una burla, que no puedes desmentir, porque sabes cierta.

Segundos después se reanudó la función. El buen titiritero se debe a su público.

No hay comentarios: