Las Citas de la Semana


"No puede decir que lo haya comprendido todo. Probablemente, ahora está más confuso que nunca. Pero todos esos momentos que ha contemplado... algo ha sucedido. Los momentos parecen cosas físicas en su mente, como piedras. Al arrodillarse, acercándose a la más cercana, pasando su mano por ella, descubre que es suave y está ligeramente fría.

Comprueba el peso de la piedra; ve que puede levantarla, y también las otras. Puede colocarlas juntas para crear unos cimientos, un dique, un castillo.

Para construir un castillo del tamaño adecuado necesitará muchas piedras. Pero con lo que tiene ya, parece un comienzo aceptable."

Braid

martes, 28 de enero de 2014

Carta al adolescente encabronado

Hay algo en ti que hasta donde sé te acompañará en tu vida: piensas demasiado. Igual deberías intentar no hacerlo, aunque sólo sea porque con el tiempo muchas de las conclusiones a las que estás llegando te parecerán extremadamente ridículas. Otras no.
Deja de preocuparte tanto por ser el primero de la clase; tu capacidad intelectual vale más que eso. Sé que muchas veces crees que eres estúpido por no haber sacado mejor nota que alguien -de hecho, aún a día de hoy lo crees a veces-, pero la verdad es que la gente, por regla general, cree que eres inteligente (y tú también, claro; los días en que caminas de vuelta a tu casa en primavera con la satisfacción de ser un hacha en los estudios).
Saques la nota que saques, la verdad es que lo estás haciendo bastante bien. No dejes que tu abuelo te convenza de lo contrario (aunque debes escucharle en prácticamente todo lo demás, y te sorprenderá lo dolorosamente acertado que es la mayoría de veces).
Tampoco te preocupes demasiado por las chicas. Sin duda no por esa chica: encontrarás a alguien mejor. De hecho, encontrarás a muchos álguienes mejores; sé que sueñas con eso cuando ves a una chica mona por la calle -las deseas a todas y a cada una de ellas, y crees que estarán siempre bastante más allá de tu liga, pero en eso también te equivocas. En general, deberías dejar de confundir tu falta de seguridad en ti mismo con la falsa modestia, y vice versa; intenta no mitificar la melancolía ni endiosar a aquellos escritores tan tristes y famosos, porque son sencillamente unos pobres desgraciados. Tú deberías aspirar a más. También deberías intentar no perder el contacto con tu madre.
Respeta más a tus profesores de Educación Física; en el futuro la echarás a faltar. De hecho, te convendría encontrar un deporte que te guste practicar, de manera que en el futuro no te falte el aire cuando corres quince metros. Just sayin'.

Finalmente, no te escudes en las heridas recibidas para hacer daño a otra gente (o a ti mismo); esto es algo que no podrás evitar, pero es de lo único de lo que realmente te arrepentirás. Recuerda que siempre puedes pedir perdón.

No hay comentarios: